Caldo de huesos intestino

Caldo de huesos intestino

Ayuda a la salud intestinal - El caldo de huesos contiene aminoácidos como la glicina y la glutamina que ayudan a mantener el buen funcionamiento del intestino.

Efecto en el intestino
El caldo de huesos, o el colágeno (gelatina) que se encuentra en el caldo de huesos, ayuda a proteger el revestimiento de los intestinos. Esta función del caldo de huesos es hoy más importante que nunca para nuestros intestinos.

Debido a nuestra dieta occidental, rica en carbohidratos y azúcar, la mayoría de las personas tienen una flora intestinal desequilibrada. Los carbohidratos y el azúcar alimentan principalmente a las bacterias malas de nuestro intestino. Si éstas -en comparación con las bacterias intestinales buenas- aumentan demasiado, la pared intestinal puede ser atacada. Esto crea agujeros (síndrome del intestino permeable) y los residuos metabólicos y las toxinas microbianas pueden escapar y entrar en el torrente sanguíneo. A partir de ahí, puede provocar una inflamación en el cuerpo, que a su vez puede conducir a una enfermedad crónica.

Cómo el caldo de huesos ayuda a los intestinos
El caldo de huesos tiene un efecto restaurador en el revestimiento intestinal. Las personas que sufren el síndrome del intestino permeable debido a una flora intestinal desequilibrada pueden apoyar sus intestinos con caldo de huesos.

> Se pueden encontrar sabrosas recetas de caldo de huesos aquí

El síndrome del intestino permeable es la raíz de muchos de nuestros problemas de salud actuales. De hecho, algunas fuentes afirman que el síndrome del intestino permeable es la causa de hasta el 50% de las enfermedades crónicas. Al parecer, hasta el 70% de las personas sufren de intestino permeable, la mayoría de ellas sin saberlo.

Los agujeros en el intestino en el síndrome de intestino permeable son causados por:

  • Sensibilidad al gluten
  • Consumo excesivo de alimentos proinflamatorios (especialmente azúcar y carbohidratos).
  • Antibióticos o antiinflamatorios no esteroideos
  • Infecciones como la cándida, los parásitos intestinales y el sobrecrecimiento bacteriano en el intestino delgado.
  • El caldo de huesos contiene muchos ingredientes valiosos que ayudan a prevenir agujeros en el intestino y consecuencias nefastas para nuestra salud.

Entre ellas se encuentran:

  • Colágeno/Gelatina: La cocción del caldo de huesos durante un largo periodo de tiempo hace que el colágeno se descomponga en gelatina. La gelatina ayuda a la digestión y aporta nutrientes al tracto digestivo. La gelatina ayuda a prevenir el daño intestinal y contribuye a mejorar el revestimiento del tracto digestivo, evitando la permeabilidad y el síndrome del intestino permeable (1).
  • Glutamina: un aminoácido que protege el revestimiento intestinal y potencia el metabolismo (2).
  • Prolina: Es el aminoácido más importante para la reparación de los tejidos.
  • Glicina: Un aminoácido que es un componente clave de los ácidos biliares y desempeña un papel importante en la digestión de las grasas y la regulación del colesterol en la sangre.
  • Glicosaminoglicanos (GAG): Los más conocidos de estos nutrientes son el ácido hialurónico, la glucosamina y el condroitín sulfato. Favorecen la capacidad del colágeno para retener el agua y contribuyen a la formación de moco, que calma la inflamación intestinal (3).

Ácidos grasos omega-3: Favorecen el funcionamiento del sistema cardiovascular y reducen la inflamación (4,5,6).

¿Para qué afecciones intestinales puede servir de apoyo el caldo de huesos?
El caldo de huesos puede ser beneficioso para varias afecciones intestinales. Además de sus efectos antiinflamatorios y protectores de la pared intestinal, el caldo de huesos ayuda a normalizar la acidez estomacal, lo que es útil para la colitis, la enfermedad celíaca, las úlceras y otras enfermedades inflamatorias del intestino.

Comprar caldo de carne


Dr. med. Birgit Gergelyfy„Recomiendo el caldo de huesos, entre otras cosas, a mis pacientes con enfermedades intestinales, a los pacientes con enfermedades inflamatorias crónicas del intestino (enfermedad de Crohn, colitis ulcerosa), pero también a mis muchos pacientes con síndrome del intestino irritable. Por supuesto también todos los pacientes que simplemente quieren comer sano.
Yo también soy un gran aficionado.“

Dr. med. Birgit Gergelyfy
Médico de medicina interna, gastroenterología, reumatología, medicina nutricional

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 El caldo de huesos contiene colágeno y L-glutamina, que tienen un papel especial en la curación de las enfermedades inflamatorias del intestino. Tanto el colágeno como la L-glutamina actúan curando las paredes intestinales y reduciendo la permeabilidad intestinal, también conocida como intestino permeable.


Enfermedad celíaca

Quienes padecen la enfermedad celíaca, una inflamación crónica del revestimiento del intestino delgado debida a una hipersensibilidad al gluten, suelen tener la necesidad de sanar su intestino. El caldo de huesos natural está especialmente recomendado para este fin.

Diarrea

El colágeno que contiene el caldo de huesos ayuda a aliviar la inflamación de los intestinos, que suele ser el desencadenante de la diarrea crónica. El caldo de huesos favorece la salud del tracto digestivo y, por lo tanto, de los movimientos intestinales.

Vientre hinchado

Los electrolitos que contiene el caldo de huesos también son útiles para el vientre hinchado.
 

(1) Giuseppina Frasca et al.: Gelatin tannate reduces the proinflammatory effects of lipopolysaccharide in human intestinal epithelial cells, Clin Exp Gastroenterol. 2012; 5: 61-67

(2) Ralph J. DeBerardinis, Tzuling Cheng: Q's next: The diverse functions of glutamine in metabolism, cell biology and cancer, Oncogene. 2010 Jan 21; 29(3): 313–324

(3) Deal, C. L.; Moskowitz, R. W. (1999): Nutraceuticals as therapeutic agents in osteoarthritis. The role of glucosamine, chondroitin sulfate, and collagen hydrolysate, Rheumatic diseases clinics of North America 25 (2), S. 379-395

(4) Swanson D. et al.: Omega-3 fatty acids EPA and DHA: health benefits throughout life, Adv Nutr. 2012 Jan;3(1):1-7

(5) Calder PC: n-3 polyunsaturated fatty acids, inflammation, and inflammatory diseases, Am J Clin Nutr. 2006 Jun, 83(6 Suppl):1505S-1519S

(6) Janice K. Kiecolt-Glaser et al.: Omega-3 supplementation lowers inflammation in healthy middle-aged and older adults: A randomized controlled trial”, 2012

Produkte aus dem Artikel

JARMINO utiliza cookies para mejorar su experiencia. Más información

Aceptar Rechazar